jueves, 1 de enero de 2009


“Els pelegrins de les Useres” es uno de los tesoros que poseemos en nuestra tierra de Castellón y que debemos conocer, apreciar y conservar.

Este es el mensaje que quiere transmitirnos con su relato Recaredo J. Salvador Centelles, sacerdote de la Vall d'Uixó que acompañó a los Peregrinos de les Useres en su peregrinación del pasado mes de abril de 2004.
www.lavallrunning.com








El último viernes del mes de abril en la población de Les Useres, tiene lugar esta tradicional peregrinación cuyos orígenes no se conocen a ciencia cierta. Muchos estudiosos la remontan hasta el siglo XIV puesto que existen documentos escritos que atestiguan sobre esta y que datan de inicios del XVI. Nacida, por tanto, en la época medieval esta peregrinación tiene como finalidad pedirle a Dios salud, paz y lluvia del cielo -da nobis salutem et pacem, et pluviam de caeli- para aliviar a estas tierras de la peste, las guerras y la sequía que por entonces serían frecuentes.
Así, fieles a esta tradición secular, doce peregrinos y el guía, con todo el personal que conforma esta peregrinación, salen de este pueblo del Alcalatén hasta la ermita de Sant Joan de Penyagolosa Tres días antes de la salida, el pueblo y los peregrinos se reúnen en el templo parroquial para celebrar el Triduo en el que meditarán sobre diversos aspectos de la vida cristiana. El día de la peregrinación se celebra a las 6’00 h., la misa llamada “de les càrregues” y, a las 7’00 h., la de los peregrinos. Tras un frugal desayuno se organiza la partida: por delante marcharán “les carregues” y el personal de ayuda a la peregrinación –depositario, cocinero, aguador, etc.-, les siguen “les promeses”, el peregrino guía, los 3 cantores portando una cruz y dos candelabros, el sacerdote que lleva siempre consigo una reliquia de S. Juan Bautista, los 3 clavarios, el representante del ayuntamiento y, finalmente, los 12 peregrinos, que van en silencio durante toda la peregrinación rezando de vez en cuando el santo rosario. Durante la peregrinación los cantores van solicitando con sus melodías medievales las peticiones al cielo de aquellas tres gracias con profunda humildad: “no somos dignos de que nos las concedas”.
Durante la peregrinación y mientras se van pasando por diversos términos municipales y ermitas se invoca al santo titular de ese lugar. Así, en Les Useres se invoca a San Juan Bautista; cerca de la ermita de San Miquel de les Torroselles perteneciente al término de Llucena, se invoca a San Miguel Arcángel; cuando se va llegando a Xodos, se invoca a San Pedro Apóstol y cerca del santuario de San Joan de Penyagolosa se vuelve a invocar a San Juan Bautista. También se reza en cada término municipal por sus antepasados difuntos y por el Papa.
Todo el recorrido está prescrito hasta el detalle: la hora de llegada a cada lugar; el tipo de comida, formado básicamente por arroz, huevos y bacalado; los lugares de descanso, etc.
En la ermita de Sant Miquel de les Torroselles, los peregrinos celebran la eucaristía, descansan y comen. Por la noche, después de haber descansado cerca de Xodos, llegan a San Joan de Penyagolosa. Allí se descalzan, entran en la ermita y se celebra una procesión con la imagen de San Juan Bautista. Después los peregrinos descansan en una humilde habitación que llaman “la cova dels pelegrins”, cenan y por la noche rezan con los cantores las completas y el santo rosario. Durante esta noche del viernes, los peregrinos rezarán en diversos momentos el Via crucis.
A la mañana siguiente se celebra a las 8’00 h., la misa “de les cárregues” y a las 9’00 h. la de los peregrinos. Después tiene lugar, en la sacristía del santuario, el acto secreto de la peregrinación que ningún peregrino debe desvelar. Se desayuna y hacia las 11’00 h., se come para salir, posteriormente, hacia las 13’00 h., del santuario camino de vuelta a Les Useres. Llegados a Xodos, después de descansar un breve momento en la fuente del Arxivello, los peregrinos se dirigen al templo parroquial donde rezan el Regina Caeli, hacen un responso por los difuntos y se pide al santo apóstol la obtención de aquellas tres gracias.
Se llega a Useres por la noche y la entrada es muy solemne. Tras un breve descanso, cada peregrino entra en la población portando un farol. Se dirigen en fila de a uno hacia la ermita del Loreto para saludar a la Virgen con el Salve Regina y después van a la ermita del Cristo para darle gracias, rezando también allí el Salve Regina y el responso por los difuntos. Se finaliza la peregrinación en el templo parroquial, donde los peregrinos invocan de nuevo a la Virgen María, se vuelve a rezar por los difuntos y por la obtención de las tres gracias.
“Els pelegrins de les Useres” es uno de los tesoros que poseemos en nuestra tierra de Castellón y que debemos conocer, apreciar y conservar.

No hay comentarios:

Este blog contiene articulos y fotos tomados de internet, si reconoces algo como tuyo y quieres que lo retire, hasmelo saber y lo quitare enseguida. Atentamente: NIKO